161110_icono_product_teaser Shape Shape 161110_icono_product_teaser icon-arrow-left icon-arrow-right icon-first icon-last 161110_icono_product_teaser 161110_icono_product_teaser location-pin 161110_icono_product_teaser 161110_icono_product_teaser contact-desktop-white careers-desktop-white

Libre de emisiones en 2030

DB Schenker quiere que sus actividades de transporte en las ciudades europeas produzcan cero emisiones en 2030. El objetivo es aliviar las conurbaciones de aire y contaminación acústica con la ayuda de soluciones inteligentes e inocuas para el clima. Para ello, el proveedor de servicios integrados de logística potencia el uso de vehículos propulsados por electricidad o pilas de combustible, da prioridad al diseño de terminales sostenibles y mantiene un alto nivel de inversión en investigación y desarrollo.

Como pionero de soluciones logísticas innovadoras y operador de la red de transporte terrestre más grande de Europa, la protección del clima siempre ha sido un motivo de preocupación para DB Schenker, protección que debe considerarse en el contexto de que cada vez más ciudades europeas imponen restricciones como peajes o la prohibición de vehículos diésel en los centros urbanos.

¡Siga leyendo para saber qué medidas concretas ha adoptado DB Schenker recientemente!

Descargar: Sostenibilidad en DB Schenker

Camiones, furgonetas y bicicletas eléctricas

DB Schenker ha tomado la decisión de pasar gradualmente su flota de vehículos de reparto a la electromovilidad, como parte de su compromiso con la iniciativa climática global EV100 en favor del clima. De esta forma, se ha previsto que, en 2030, todos los vehículos con un peso superior a 3,5 toneladas se hayan convertido en vehículos eléctricos o con pilas de combustible. La mitad de los vehículos con un peso de entre 3,5 y 7,5 toneladas también deberán ser eléctricos para esta fecha. Actualmente, la empresa ya utiliza 3000 camiones con distintos sistemas alternativos de propulsión en Europa.

DB Schenker utiliza más de 50 bicicletas de reparto eléctricas en varias ciudades de Francia, Alemania, Noruega y Finlandia.

En colaboración con empresas emergentes, estas bicicletas son objeto de mejora y desarrollo continuos. La última generación puede transportar cargas de hasta 200 kilos de forma segura, rápida y casi sin emisiones.

Camiones y furgonetas eléctricos en varias ciudades

Esta primavera, DB Schenker ha adquirido cuatro camiones eCanter, fabricados por la marca FUSO de Daimler, para la distribución urbana en París, Frankfurt y Stuttgart. El proveedor de servicios logísticos también está negociando con FUSO la adquisición de más camiones eCanter para otros mercados europeos. Las furgonetas eléctricas de Fiat, Nissan y MAN ya están operando en París, Milán y Oslo.

El primer camión eléctrico totalmente autónomo del mundo.

El primer camión eléctrico totalmente autónomo del mundo se puso en funcionamiento en la ciudad sueca de Jönköping. El T-pod, fabricado por la empresa emergente local Einride, elimina completamente la cabina y se opera a distancia. La autoridad sueca de transporte ha emitido una licencia de prueba que permite al T-pod circular por las vías públicas. Además, hay más pruebas piloto en fase de planificación en otros países.

iHub en Berlín

En Berlín, DB Schenker y sus socios llevan desde el año pasado utilizando camiones eléctricos como parte del iHub. El objetivo de este proyecto es investigar la integración de estos vehículos respetuosos con el clima en las flotas convencionales de los proveedores de servicios logísticos de las principales ciudades europeas.

Terminales y centros urbanos de bajo consumo

Los nuevos centros urbanos y terminales de DB Schenker en toda Europa son prácticamente neutros desde el punto de vista climático y cumplen con los últimos requisitos de eficiencia energética. Están equipados con iluminación led, sistemas de ahorro de recursos para el uso de aguas pluviales, paneles solares y ventilación automática de los espacios habitacionales, y ventiladores controlados mediante presión. Como material de construcción se utilizó el "hormigón fresco", con una huella de carbono hasta un 30 % más baja que la del hormigón estándar.

En Oslo, DB Schenker acaba de poner en marcha su primer centro de reparto urbano con bajas emisiones de carbono. Gracias al uso de coches y bicicletas eléctricos, la terminal reducirá las emisiones de CO2 hasta un 80 %. En Polonia ya se han construido almacenes que cumplen con los más altos criterios ecológicos.